martes, 19 de mayo de 2009

La prensa y las sabvenciones

Ya están llegando muchas noticias ó avisos sobre salvar a la prensa con dinero público y me parece increible que ni siquiera se comente.

Puedo llegar a entender lo de la banca, por lo de social de la medida. Aunque a algunos banqueros habría que preguntarles como afrontan ó se responsabilizan ellos de la crisis, después de haber ganado tanto dinero, y sobre todo ¿cual ha sido la razón? aunque solo sirviera como escarnio público.

No obstante lo de la prensa, al igual pienso del mundo del automóvil, es para chillar. ¿Porque no subvencionan la compra de pollos (también pasaron por la gripe aviar), o la de vacuna (vacas locas)?. Recuerdo perfectamente estas dos pandemias y al gobierno no le dió por sufragar el precio del kilo de estos dos alimentos, es más les exigió más controles, para que no hubiera una intoxicación general. Me lo expliquen ....

La prensa, ese poder tan generoso con el mundo de los débiles, que nunca condena a nadie, hasta que no ha sido condenado por un juez, ó que intenta trasladar a la ciudadanía los mejores valores vía artículos, programas de tv, ... de lo más educativo ... En cuanto a los puestos de trabajo que crea ... creo que sus trabajadores nos lo podrán decir, pero salvo los más grandes, los demás ....

Capacidad de innovación versus modelos tradicionales

Hoy quiero escribir sobre la crisis mencionando lo que ya dijo Albert Einstein:
' No pretendamos que las cosas cambien si siempre hacemos lo mismo.
La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países porque la crisis trae progresos.
La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche oscura.
Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis se supera a sí mismo sin quedar 'superado'.
Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones.
La verdadera crisis es la crisis de la incompetencia.
El inconveniente de las personas y los países es la pereza para encontrar las salidas y soluciones.
Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Sin crisis no hay méritos.
Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia.
Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo.
En vez de esto trabajemos duro. Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora que es la tragedia de no querer luchar por superarla. '

Si reflexionamos estas frases seguro que algo nos llevará a cambiar ...